Entrevista con Isabel Ávila de Libertia Psicología. Grupos de apoyo por una narcolepsia mejor

Isabel Ávila, Psicóloga General Sanitaria de Libertia Psicología nos habla de los beneficios de la terapia de grupo.

¿Por qué decidiste dedicarte a la psicología?

Isabel Ávila: Porque me fascina el ser humano y siempre he sentido una enorme curiosidad por entender cómo funcionamos y por qué hacemos lo que hacemos.

¿Qué ventajas ofrece una terapia de grupo frente a la individual?

I. Ávila:

Hay varias ventajas.

Cuando se sufre un problema que afecta a un porcentaje minoritario de la población es muy frecuente sentir soledad, incomprensión, frustración… emociones desagradables que no son consecuencia directa del problema sino que están asociadas a ese no poder compartir o recibir la misma empatía que sí podemos sentir cuando lo que nos sucede le pasa a más personas.

Este punto es crucial en la terapia de grupo, sentir que las personas que lo forman entienden lo que te pasa, que no se van a sorprender por lo que cuentes, que no vas a tener que responder a preguntas que seguramente hayas contestado ya en infinidad de ocasiones.

Por otro lado compartir las experiencias tanto de problemas como de logros supone un apoyo enorme a la hora de enfrentarse a los propios.

En un grupo compartimos los pasos que damos, el esfuerzo que supone el cambio, los beneficios que conlleva… el apoyo del grupo en este sentido supone una reducción del esfuerzo y una mayor motivación.

¿Qué cuestiones se tratarán en los grupos?

I. Ávila:

Fundamentalmente los temas que preocupan y ocupan a la mayor parte de las personas afectadas por narcolepsia, ofreciendo el máximo de información sobre la enfermedad y los avances en la investigación que se están desarrollando, aprendiendo formas de afrontamiento de los síntomas para reducir en lo posible sus efectos: problemas con los horarios de sueño, manejo de situaciones sociales tanto con la familia, los amigos como en entornos académicos y laborales, problemas con la ingesta de alimentos, afrontamiento de emociones intensas… teniendo siempre en cuenta los intereses que surjan dentro de cada grupo.

Estos grupos pueden ser una motivación importante para jóvenes con narcolepsia, pero tienden a negar la situación, ¿Cómo podrían ma/padres planteárselo a sus adolescentes?

I. Ávila:

Esta situación es complicada y es muy difícil dar una respuesta que valga a todas las personas.

A veces tendemos a creer que un grupo de personas que comparten una característica se va a comportar de forma similar ante situaciones parecidas.

Lo que a una madre le puede funcionar con su hijo adolescente no tiene por qué funcionarle a un padre con su hija.

Es mucho más responsable tratar cada situación atendiendo a sus factores propios.

Por ello creo que sería recomendable que madres y padres con este problema nos expongan su caso particular para poder actuar con mayor eficacia ya que conociendo la situación en profundidad podemos dar pautas más precisas tanto a madres/padres como a hijas/os.

En cualquier caso hay pautas de comunicación más eficientes que otras, no sólo con adolescentes sino en cualquier rango de edad, y tienen que ver más con compartir información, expresar dudas o miedos abiertamente, invitar a probar… teniendo claro que la decisión final depende siempre de la persona afectada.

¿Por qué el grupo para familiares y allegados también puede ser muy interesante?

I. Ávila:

Porque en muchas ocasiones no sabemos cómo actuar ante este problema por diversos motivos, desde la falta de información, los recursos de afrontamiento poco adecuados o las propias emociones. Las personas cercanas sufren de forma indirecta este problema y no siempre le damos la importancia que tienen.

¿Crees que podrían ser de ayuda los grupos para la gestión emocional?

I. Ávila:

Por supuesto. Además es uno de los «daños colaterales» más importantes de esta enfermedad ya que obstaculiza el día a día y puede producir mucha frustración, rabia, miedo, desmotivación.

Además el hecho de que emociones intensas sean detonantes de alguno de los síntomas como la cataplejia lleva en muchas ocasiones a evitar situaciones que puedan desencadenarlas, eliminando así al mismo tiempo importantes fuentes de bienestar.

Por todo ello aprender a relacionarse con las propias emociones de manera diferente puede hacer que mejore significativamente la calidad de vida de las personas con narcolepsia.

Para más info sobre estos grupos, clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *