Agotamiento e incomprensión, la vida de Laura García.

Laura García fue por fin diagnosticada de narcolepsia hace un año, tras toda una vida agotada e incomprendida, siempre tachada de vaga. 

Sería maravilloso que en algún momento la sociedad llegue a entender que:

  • Dormir es una necesidad vital.
  • Hay personas que duermen mal .
  • Hay personas que, a veces sienten agotamiento y necesitan dormir para recuperarse, y no gracioso, ni bonito, ni un insulto a la persona de ningún profesor, ni a nadie.

Seamos más comprensivos, más empáticos y entendamos que cada persona puede llevar a rastras mucho más de lo que su imagen pueda transmitir.

Pero mejor, que nos cuente Laura su exhausta e incomprendida historia de vida.

Actualmente tiene 19 años, vive en Murcia con su madre y estudia un grado de Panadería, Pastelería y Confitería.

¿Con qué edad recuerdas haber empezado a tener síntomas de narcolepsia?  

CLIC AQUÍ PARA SABER MÁS SOBRE LOS SÍNTOMAS PRINCIPALES DE LA NARCOLEPSIA

RESPUESTA:

Desde muy pequeña me dormía en cualquier parte.

Con 6 ó 7 años, pasaba el verano en la playa con mi familia, y a la hora de comer,  según me sentaba en la silla del sitio que fuera, me dormía.

A partir de 2° de la ESO me dormía en clase y no era consciente de ello hasta el momento en que el profesor me despertaba.

INSTITUTO Y NARCOLEPSIA, CLIC AQUÍ Y CONOCE LA EXPERIENCIA DE ALBA.

¿Cómo ha sido tu vida con narcolepsia? ¿Cómo diste con el diagnóstico?  

RESPUESTA:

Ha sido difícil.

Desde siempre mi familia me tenía por vaga, me decían que lo único que hacía era dormir y yo pensaba, «¡es que me encuentro muy cansada!».            

También sacarme la ESO fue complicado, repetí en dos ocasiones porque me pasaba las clases durmiendo, pero no podía evitarlo.

A menudo llegaba a casa llorando porque me llevaba broncas y me echaban de clase por dormir.                                         

Cuando intentaba resistirme a dormir siempre pensaba «¡bien, no me he dormido!».

Veía al profesor explicando, oía su voz, podía tocar la mesa, observaba el resto de la clase y…. al poco me despertaban y me decían que me había dado un golpe contra la mesa.                                                                                               

En la ESO mis amigos me comentaban que debía tener un problema, pero yo creía que no era posible.

Sin embargo,  lo hablé con  2 médicos, el primero me llamó vaga directamente, pero gracias a la segunda doctora me hicieron la prueba del sueño. 

Por fin confirmaron mi diagnóstico y con ello pude estar un poco más tranquila, adaptar mi vida mejor, tener la medicación necesaria…

Por fin puedo demostrar, después de una vida de agotamiento e incomprensión que vaga no soy ni lo he sido nunca.

Ahora veo como una característica especial el hecho de poder dormir en situaciones o poses extrañas :).

Gracias a la medicación puedo estar despierta en las clases, tener más energía durante el día y estudiar sin dormirme, aunque eso sí, la siesta sigue siendo una necesidad.

___

Muchas gracias, Laura.

CLIC AQUÍ Y DESCUBRE MÁS TESTIMONIOS

COMENTA TU EXPERIENCIA O ESCRÍBENOS :).

3 Replies to “Agotamiento e incomprensión, la vida de Laura García.”

  1. Me alegro Laura. A mí me aparecieron los síntomas de Adela y siempre he pensado que si para mí ha sido duro llegar hasta el diagnóstico , no me imagino lo mal que se tiene que sentir un niño al que no se le hace caso, sometido a incomprensión y tomándole por vago cuando no es así. Es súper importante que los médicos y educadores conozcan está y otras enfermedades poco frecuentes.
    Animo

    1. Hola Sonia, muchas gracias por tu apoyo y por tu comentario. La razón principal por la que decidí crear esta web de narcolepsia, es especialmente eso, difundir todo lo posible información sobre este trastorno del sueño catalogado como enfermedad rara para así evitar que otras personas tengan que pasar por todo lo que nosotras ya hemos pasado.

      Manteniéndonos unidos y apoyando la difusión facilitaremos de algún modo diagnósticos más tempranos, apoyo y concienciación social, garantizando así el mejor desarrollo vital posible.

      Feliz comienzo de semana,
      Carmen D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *